¿Por qué la fotografía de bodas puede parecer tan caro.

Quiero hacer aquí una serie de reflexiones para ayudar a los que no conocen bien el trabajo de un fotografo de bodas.

Cuando los tomamos las fotos a alguien a una boda , a veces no estamos conscientes de que nuestro compromiso en tiempo real a nuestros clientes es de aproximadamente 40 horas. Queremos que nuestros clientes entiendan que un fotógrafo profesional hace más que "simplemente disparar y grabar un disco". 
 
El día de la boda es sólo el comienzo. Como la mayoria de los fotógrafos profesionales , siempre tomamos sus fotos en formato RAW. Esto significa que nuestro flujo de trabajo después de la boda es un día más o menos para el proceso de imágenes 800-1500. Sí, verificamos y ajustamos cada imagen para el balance de color, exposición, composición, etc en el marco de nuestro proceso. A continuación, subimos la boda entera a Internet para sus familiares y amigos pueden disfrutar de las fotos. 
 
 
Se necesita bastante tiempo, incluso con plantillas de página y cargar scripts para crear / cargar el 800-1500 imágenes en miniatura, imágenes más grandes y las páginas web de prueba. Pocas semanas después de la boda, nuestra pareja felizmente casada contacto con nosotros para revisar su selección inicial (s) para su inclusión en el álbum y de las impresiones.  Muchas veces nos encontramos de nuevo y repasar la lista de proyectos de primera, a continuación, o trabajar los diseños de página del álbum.
 
Las imágenes a continuación, van "al laboratorio" para la impresión / procesamiento. Los nombramientos, el laboratorio de transporte, llamadas telefónicas, correos electrónicos, etc añadir una cantidad significativa de tiempo a un cliente boda. De todos modos, a medida que avanza sobre la selección de su fotógrafo, por favor, considere cuánto tiempo y el compromiso de su fotógrafo está incluida en el "trabajo de ocho horas" como se mira a los costos para la captura de su día más especial - su boda. 
 

Epílogo:

Ser fotógrafo profesional conlleva:

  1. Horas y horas de edición;
  2. aprendizaje/conocimiento y constante actualización de distintos softwares;
  3. aprendizaje/conocimiento sobre informática y redes;
  4. reuniones / entrevistas;
  5. sesiones de localización;
  6. sesiones fotográficas;
  7. visualización de trabajos;
  8. tener una web y un blog actualizados y gestionarlos (actualizar, redactar, ordenar, instalar plugins, solucionar problemas…);
  9. presencia constante en las redes sociales;
  10. crear (o pagar a otros para que la diseñen) y mantener una imagen corporativa;
  11. estar al día en los directorios;
  12. participar en concursos para ganar prestigio (opcional);
  13. contestar muchos correos al día;
  14. redactar contratos;
  15. hacer facturas;
  16. hacer listado de precios y presupuestos;
  17. traducirlos a otros idiomas;
  18. hacer varias declaraciones al año o pagar a otros para que te las hagan;
  19. pelearse frustradamente con los problemas que dan el ordenador y los programas;
  20. pagar a un técnico para que lo arregle;
  21. pagar ayudante/s para las sesiones;
  22. gastar mucho dinero en equipo, material, álbumes, etc.;
  23. pagar a empresas profesionales y directorios que te publicitan;
  24. estar en contacto constante con los clientes y resolver todas sus dudas;
  25. pagar workshops y cursos de fotografia;
  26. saber de cámaras, ópticas, flashes y demás cacharros;
  27. aprendizaje y estudio de técnica, iluminación, composición, procesados, gestión del color, etc.;
  28. comprar libros y revistas de fotografía;
  29. ser creativo;
  30. ser original;
  31. estar en contacto constante con otras formas artísticas en las que aprender y encontrar inspiración (pintura, exposiciones, charlas, cine, música..);
  32. saber vender tu trabajo (esto yo aún no lo he aprendido);
  33. tener nociones de marketing (es diferente a lo anterior);
  34. hacer networking;
  35. participar en actos culturales y sociales para promocionarte y establecer posibles contactos de trabajo;
  36. pasar malos ratos al tener que volver a pedir a un cliente que te haga el pago que no te hace;
  37. hacer copias de seguridad constantes del trabajo;
  38. invertir en almacenamiento;
  39. destrozarse la espalda cargando el equipo;
  40. destrozarse el resto del cuerpo para hacer una (¿)buena(?) foto;
  41. destrozarse la vista delante del ordenador;
  42. sucumbir a la celulitis total por no levantarte de la silla en cinco horas se-gui-das;
  43. diseñar álbumes;
  44. pedirle al laboratorio que te lo reenvíe porque se han equivocado;
  45. buscar e ingeniar detalles que ofrezcan algo especial al cliente que los demás no ofrecen;
  46. estar en coordinación permanente con otros proveedores / profesionales;
  47. llevar internet encima hasta cuando vas a hacer la compra;
  48. estar al día de las novedades y del trabajo de otros fotógrafos;
  49. perder el tiempo con alguien que al final no tenía pensamiento de pagarte;
  50. saber lo que significa posicionamiento SEO y lo que necesitas para aumentarlo;
  51. saber como tomar las fotos para hacer a un persona más bella y más esbelta;
  52. cuidar el equipo (limpieza, puesta a punto, revisión, antivirus, desfragmentar, formatear, calibrar…)

… ah, y hacer clic , claro!